Traductor de pagina

11 de marzo de 2011

Desigualdad social y educativa en México

Desigualdad social y educativa


La desigualdad social en México es un fenómeno muy complejo que se retroalimenta con la discriminación, este trastorno social tiene raíces históricas y es cada vez más profunda debido a que asume diversas expresiones culturales que denigran a las personas ya sea por rasgos físicos, carencia económica y por genero de personalidad. Otra situación de desigualdad es en el ámbito educativo ya que millones de personas sufren de acceso a una educación de calidad y los obliga indirectamente a formar parte del rezago educativo que México presenta ante los demás países.

Estas adversidades se manifiestan por medio de las relaciones emocionales que la gente aplica y que directamente tienen que ver con los paradigmas sociales que nuestra cultura aplica irracionalmente, arraigados se encuentran muchos de nuestros valores que dan paso a esta terrible discriminación que en alguna ocasión todos han llegado a sufrir, la marginación no obtiene relevancia social hasta que no hayan sido violados nuestros derechos y garantías como personas que conforman una sociedad; Se manifiesta principalmente en condiciones, niveles y esperanza de vida fuertemente diferenciados entre grupos de personas.

La pobreza es una de las manifestaciones más importantes de la desigualdad en México pese a los esfuerzos del gobierno por reducir esta importante tasa de oportunidades económicas lo que impacta directamente en el derecho a la educación y se ve reflejado en los muchos jóvenes que no reciben una buena educación ya sea porque están excluidos de la misma o porque reciben una educación de menor calidad que redunda en inferiores resultados de aprendizaje (Rawls, 1996).
Al llevarse a cabo la marginación se da paso a infundir en las nuevas generaciones el ejemplo de la discriminación, lo que cada vez se vuelve  más imposible querer corregir estos comportamientos sociales que afectan a todos por igual y que presentan resultados no muy favorables en materia ajena a nuestro país como el turismo, quien es uno de los principales motores económicos que mantienen a miles de personas, pues es ahí uno de los problemas que nos aqueja ya que los visitantes difunden esta información alrededor del mundo.

En nuestro país la desigualdad no es un problema nuevo, pues viene arrastrándose desde años atrás, inclusive podría decirse que la desigualdad apareció desde la época prehispánica cuando las altas figuras como los patriarcas o sacerdotes infundían entre ellos que los nobles debían pertenecer a un cierto tipo de aprendizaje que fuera a su altura social y los plebeyos quienes solo aprendían el arte de guerra para defender a su pueblo y no obstante las mujeres solo debían instruirse para realizar labores domésticas. 

La lucha contra la pobreza y la mejora de los niveles de cohesión social en México se han convertido en una de las prioridades centrales de las políticas, pero a pesar de los notables logros en urbanización, la pobreza sigue exactamente igual, esta falta de desestabilidad económica, crecimiento social, empleo digno, así como políticas sociales y fiscales son elementos imprescindibles, pero precisan de la construcción de un consenso social basado  en una ciudadanía participativa. Solo si algunos sectores de la sociedad renuncian a algunos de sus privilegios se podrá avanzar hacia un patrón de desarrollo más equitativo y remover las estructuras que perpetúan la pobreza y la desigualdad (Loyola, 2009).   

Díaz de León en su artículo (educación y desigualdad social en México) menciona que “Nadie hace nada por ellos. Gente que es encarcelada por acusaciones injustas, a la que se le generan multas por razones inexistentes, a la que se le engaña con historias falsas del país porque no se le dio una educación adecuada. En cuanto a la educación moral, desde el punto de quienes cometen el delito al acusar a las personas por acusaciones equivocadas y desde el aspecto académico, al no interesarse por las leyes, reglamentos o la propia Historia, ya sea por el conformismo, la indiferencia o por el hecho de que nunca se hace nada para solucionar los casos de discriminación”.

Es por ello que la sociedad mexicana se ha convertido en una de las culturas más cerradas en su forma de pensar hacia las demás personas, porque no existe ningún respeto por el prójimo que nos rodea y que conforman una sociedad, valores como la solidaridad, la justicia, el altruismo, la honestidad, etc. Se han perdido de manera sustancial y lenta debido a un incremento en la cantidad de población, una disminución de oportunidades económicamente hablando y un retroceso en el presente cambio que la vida interpone y en el que siempre se opone la gente.

El contexto sociocultural de los estudiantes juega un papel muy importante en el rendimiento académico, porque representa sólo una parte de las condiciones que hacen posible el aprendizaje de los estudiantes; la otra parte, y seguramente la más importante para las políticas educativas de un país, son las condiciones en las cuales opera la escuela, porque no es lo mismo una escuela en una zona urbana que otra en una zona rural, cada persona hace a la educación pero por desgracia el sistema educativo no ha podido con las exigentes demandas sociales y si no nos ponemos las pilas nunca daremos el paso que México necesita que demos (INEE, 2007).

Es por ello que la integración hay que ganarla día a día con el ejercicio, por parte de todos, de la solidaridad y la voluntad de negociación, con la lucha contra toda forma de exclusión y para una verdadera igualdad de oportunidades y de derechos cívicos y políticos. Se precisa una voluntad, activa e inequívoca por las dos partes, de resolver los inevitables conflictos que provocarán la diversidad de valores y costumbres, pero sobre todo la desigualdad social y política.

En el proceso de integración se trata de crear conjuntamente un nuevo espacio social, que estará regido probablemente por unas nuevas normas, nacidas de la negociación y de la creatividad conjunta de los miembros del grupo mayoritario y de los pertenecientes a los minorizados. Integración, creatividad y negociación son, por lo tanto, conceptos inseparables (Carbonell, s.f.).

La educación en México y en todo el mundo siempre ha estado mal por las grandes diferencias que hacen los políticos y la gente misma y como ya se ha mencionado  este problema viene desde muchos años atrás en cuanto a lo social y a la educativo y nos seguimos haciendo los que no vemos ante este problema ya que siempre seguimos a alguien; por ejemplo aquí en México siempre nos tachan de que en educación salimos muy bajos y eso es porque no queremos ver mas allá nos conformamos con lo poco o con nada y nuestro sistema educativo es muy decadente.

Ante lo anterior los mexicanos deben de empezar a hacer algo a las de ya, por que cada vez están peor, se denigran todos contra todos y en vez de avanzar hacia un futuro más estable se van hundiendo sin darse cuenta de la gravedad del problema que como sociedad existe, se necesita gente capaz y tenas que no limite sus deseos y objetivos sino que al contrario se alimente de lo malo para generar los bueno, México necesita verdaderos mexicanos compatriotas que estén siempre a la espectiva de una mejor calidad de vida y hay que recordar que hay un dicho que dice (El buen juez por su casa empieza).      

Bibliografía

Rawls, P. (1996). Sociología educativa del México contemporáneo. Editorial Trillas, 2da. Edición. México DF. Recuperado el día 09 de marzo de 2011 desde el portal de Internet: http://www.bibliotecasvirtuales.com/google/soc-edu-mex-cont/2548gj/html

Loyola, A. (2009). La desigualdad en México, falta de oportunidades y crecimiento social. Recuperado el día 10 de marzo de 2011 desde el portal de internet: http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/mx/2010/mcro2.htm  

Díaz, L. (2008). Educación y desigualdad social en México. Editorial Trillas, 2da. Edición. México DF. Recuperado en día 10 de marzo de 2011desde el portal de internet: http:www.articulossociales.com/edusocmex/diazleon/

Instituto Nacional de evaluación para la educación, (2007). Aprendizaje y desigualdad social en México. Recuperado en día 10 de marzo de 2001 desde el portal de internet: http://www.inee.edu.mx/images/stories/Publicaciones/Reportes_investigacion/Desigualdad/Completo/aprendizajeydesigualdad.pdf

Carbonell, F. (s.f.). Desigualdad social, diversidad cultural y educación. Recuperado en día 10 de marzo de 2011 desde el portal de internet: http://www.aulaintercultural.org/IMG/pdf/desigualdad.pdf